Demonios del norte. Las expediciones Vikingas


Algo bueno hay que sacar de todo el tiempo del que ahora dispongo. Gracias a mi Völva personal, estas navidades pasadas llegó hasta mis manos el libro que nos ocupa.

Desde luego voy a ser franco y algo tajante con su edición. Aunque a simple vista el libro luce muy bien, con muchas fotografías e ilustraciones, un mapa despegable a todo color con rutas conocidas, mucha información organizada por capítulos bien organizados, ha habido algo que en muchas ocasiones ha truncado mi lectura. Quiero dejar claro que yo no me considero un gran escritor, pero los continuos errores del texto llegaron a sacarme de mis casillas y arruinar la experiencia en más de una ocasión. Y es que cada dos por tres se repetía el mismo error (no sé si del escritor o del editor): fallos en las separaciones de las palabras. Una vez tras otra, un “enel”, “seacostumbraron” y muchos otros. Puede parecer un fallo tonto, pero cuando es contínuo…el texto pasa de ser interesante a molesto. Dejando esto de lado, no me puedo quejar del contenido y se lo recomiendo a todo aquel que requiera de información sobre los vikingos, sus costumbres y su historia (dejando muy de lado su religión, a la que apenas se hace mención dado el carácter y objetivo del libro).

Vamos a desglosarlo un poco y de paso os daré mi opinión sobre el contenido. Los escritores Carlos Canales Torres y Miguel del Rey Vicente nos presentan el libro dividiendo muy bien los temas de interés.

El primer capítulo, El destino de los dioses nos introduce en la cultura religiosa de las gentes del norte, siendo en este capítulo el único en el que se hace mención de ella. Como en muchos otros libros a los que he tenido acceso, los cuales tratan de dar una visión más arqueológica, el capítulo pasa por encima de toda la mitología (lo cual tampoco es de extrañar, dada su complejidad y densidad). Tras haber tratado con brevedad la mitología, en el mismo capítulo continúan con todo tipo de detalles sobre el modo de vida de los nórdicos, su modo de actuar, cómo sus creencias hacían hincapié en su día a día, sus barcos, cómo luchaban y cómo vivían en general (información que me ha resultado de gran utilidad como Director de juegos de rol).

El segundo capítulo, Más allá del horizonte, ya nos sumerge en la turbulenta historia de noruegos, suecos, daneses (antes de ser conocidos como tal) y sus movimientos por todos los mares del norte. Aunque se trata de dar información sobre personajes ilustres y sus gestas, movimientos políticos, invasiones e incursiones, he de admitir que se me ha hecho un capítulo denso y duro de mascar. Comprendo perfectamente la idea de los autores y por supuesto la propia historia de estas gentes, pero tratar de abarcar tanta historia en tan solo 64 páginas genera muchos problemas. Dicho esto, es una buena manera de acercarse a esta cultura y comenzar a entender por qué se les temía desde Roma hasta Kiev, pasando por Andalucía, Galicia, Normandía, Inglaterra e Irlanda entre otros muchos lugares.

El tercer capítulo, Tierras de Oriente, nos da a conocer a los Varegos y su paso de incursores-comerciantes (la figura típica de los vikingos) a mercenarios por media Europa. A diferencia del capítulo anterior, en el que la información, nombres y fechas acaban teniendo un efecto abrumador, en éste es algo más liviano, siendo más bien una introducción a este período y transición cultural.

El cuarto capítulo, Bailar con el diablo, es para mí uno de los mejores capítulos y el más interesante. Dejando de lado el nombre del susodicho, trata en profundidad las contiendas de los reinos cristianos y musulmanes de España contra las incursiones vikingas. Me sorprendió gratamente encontrar tanta información sobre nuestro propio país, algo que hasta el momento no había encontrado en casi ningún lado, y siempre tratado muy de pasada.

El quinto y último capítulo, Herencia vikinga, nos menciona como las incursiones fueron desapareciendo de los mares del norte, como los normandos reclamaron su lugar en el mapa de Europa y, por encima, la primera cruzada. También nos menciona el último reducto de la nación vikinga, las islas Orcadas. Se trata de otro capítulo de gran interés, ya que nos da a entender cómo el tiempo convirtió a los temidos vikingos en soldados del dios blanco, reyes e historia.

Para finalizar, algo que es muy de agradecer, el libro nos presenta una Cronología de los asuntos históricos tratados en los diferentes capítulos, algo que usaré en mis partidas próximamente. Como no puede ser de otra manera, cierra con un Apéndice y la Bibliografía.

No puedo decir que haya sido una lectura liviana, pero sí que me ha ayudado a profundizar en mayor medida en la cultura de las gentes del norte y en su historia. Desde este punto, solo me queda seguir buscando más y más información, pero desde luego, gracias a Demonios del Norte, he ampliado mi base cultural e histórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s